Las fístulas anorrectales es un canal anómalo que va del ano o el recto hasta la piel próxima al ano, aunque a veces puede ir hacia otro órgano, como la vagina.

El recubrimiento intestinal se puede ulcerar y formar canales de infección que se denominan fístulas, las cuales forman túneles desde el área de ulceración, lo que crea un hueco que puede continuar hasta que alcanza la superficie del órgano o la superficie cercana a la piel. Estos huecos con frecuencia diseminan la infección que los crea y pueden presentarse condiciones que ponen en peligro la vida como la peritonitis (inflamación del recubrimiento abdominal).fistulas

Es un trayecto “fistuloso” que va del orificio secundario (zona perianal) al orificio primario en la cripta anal. Se presenta especialmente con secreción seropurulenta y dolor, el paciente puede detectar un orificio en la región perianal donde llega a salir pus.

Una intervención quirúrgica, consiste en el drenaje y aseo quirúrgico de la cavidad abscedada. El Tratamiento quirúrgico; se realiza conectando ambos orificios, interno y externo, ya sea respetando el esfínter o cortándolo. Otros procedimientos se efectúan en etapas como el Setton, con la intención de disminuir la posibilidad de lesión esfinteriana importante que origine incontinencia fecal.

Síntomas de la fístulas anales

Debemos plantearnos la posibilidad de tener una fístula anal cuando detectamos los siguientes síntomas:

  • Sangrado
  • Dolor e hinchazón en el ano
  • Dolor al defecar
  • Irritación en la piel perianal
  • Escalofríos, fiebre y cansancio

También puede interesarle: Abscesos